50 AÑOS CONTIGO Y A TU SERVICIO DESDE 1965

Elegir tu mascarilla: la cuestión del grafeno.

Ayer, pocos eran los que sabían lo que era el grafeno y, sin embargo, a estas horas de la mañana, toda España y medio mundo ha escuchado hablar de este material. Es fácil encontrar información en todos los medios sobre su espesor, el elemento químico que lo forma y sus cualidades tecnológicas. Pero eso no aporta demasiado en cuanto a la preocupación básica: ¿puede afectar a la población en general?

Lo que debes saber

Parece ser que se está investigando si el óxido de grafeno, que se genera mediante la exposición de éste a la humedad y el aire , puede generar toxicidad pulmonar. Si así fuera y se usa en la fabricación de mascarillas, teniendo en cuenta que el propio proceso de respiración humana genera dicho contacto de manera constante, podrían inhalarse nanopartículas de grafeno que agraven el problema en unos casos y generen más inconvenientes en otros.

Algunos fabricantes han estado utilizando grafeno en la elaboración de las mascarillas FFP2 que hasta ahora se han recomendado en determinados casos para evitar el contagio del SARS Cov-2 (covid) entre la población, lo que nos permite entender el revuelo ocasionado.

¿Qué se espera de los fabricantes y de las autoridades?

Cabe esperar dos cosas. La primera, que los fabricantes de motu propio certifiquen la ausencia de grafeno en las mascarillas que producen. La segunda, que las autoridades legislen al respecto. Por su lado, algunos de los proveedores con los que trabajamos en Sagar ya han lanzado sus propias certificaciones, como es el caso de Bodero. En un ejercicio de responsabilidad, estamos en el proceso de solicitar a todos los fabricantes que surten nuestro stock de mascarillas para adelantarnos y ofrecer esa información cuanto antes a nuestros clientes.

Iremos ampliando información en cuanto dispongamos  de ella.

Esquema de la estructura molecular del grafeno

Si es potencialmente peligroso, ¿por qué se ha utilizado para fabricar algo tan importante en estos días como las mascarillas?

En realidad, se ha sabido de su peligrosidad recientemente. Se utilizaba para las mascarillas FFP2 ya que se vio que la combinación de varias capas de grafeno era muy efectiva para evitar el paso de virus. Hasta que no se ha analizado su comportamiento en aguas residuales y cauces naturales, no se ha visto su capacidad de adherirse a las células y el efecto que este nanotejido puede generar en ellas (sus bordes fácilmente podrían rasgar las paredes de las células en las que se , con lo que ello conlleva). Teniendo en cuenta esto y hasta tener una seguridad respecto a los efectos que pueda causar en el ser humano.

Afortunadamente, hay fabricantes que no lo utilizan en sus mascarillas, lo cual da opciones al consumidor final, para salvaguardar su salud contra el covid y la potencial intoxicación con este material.

Lo que debes saber sobre mascarillas para elegir bien

Nadie se siente feliz con la idea, pero las mascarillas forman parte de nuestra vida y parece que, de momento, se van a quedar con nosotros durante un tiempo. Por eso, en esta entrada del blog te explicamos lo que debes saber sobre mascarillas para elegir bien, porque quizá esté bien dedicar un rato a conocerlas, saber qué compramos y si realmente nos sirve para nuestros objetivos.

Sí, ya sé. El objetivo es no contagiarse, obvio, y evitar contagiar a otros, pero no todas las mascarillas son iguales, por tanto, conviene saber un poquito sobre ellas.  En los comercios podemos encontrar de varios tipos: reutilizables de tela, higiénicas, quirúrgicas, FFP2… saber en qué momento se recomienda cada una podrá ahorrarte dinero y problemas.

  • Higiénicas. Ya sean reutilizables o no, se utilizan para minimizar el contagio. Están pensadas como medida de apoyo al distanciamiento social, para dificultar la propagación del virus. Hacen más difícil que contagiemos a otros mediante las proyecciones de saliva que podemos emitir al hablar, por ejemplo si somos asintomáticos. Protege relativamente nuestras mucosas bucales y nasales de fluidos, pero no protege contra aerosoles.
  • Quirúrgicas: son desechables, pero pueden proporcionar protección ante fluidos, por lo que muchos las prefieren a las higiénicas de tela, a pesar de que supongan mayor coste. Hay que poner atención al tiempo de uso indicado.
  • Autofiltrantes: tienen un filtro antipartículas que protegen a quien las usa de inhalar partículas contaminantes. En función de su rendimiento, reciben distintas clasificaciones, a saber FFP1 para el 78% de eficacia, FFP2 para el 92% y FFP3 para el 98%, lo cual supone también un uso recomendado u otro, pues las FFP3 tienen un precio más elevado y se recomiendan sobre todo para personal sanitario. Se consideran EPI (Elemento de Protección Individual) para distintos puestos de trabajo. Sobre ellas, algo a tener en cuenta: las que tienen válvula NO evitan que contagiemos a otros. Se las ha llamado mascarillas insolidarias en algunos medios justo por ese motivo. Si todos estamos a parar la expansión del Covid, no son las más adecuadas, salvo que nuestro médico nos indique algo distinto (suelen combinarse con otras)

Cómo sacar el máximo partido a tu calefacción y, de paso, ahorrar.

Con la que está cayendo, lo último que necesitábamos era una ola de frío. Los precios de la calefacción y la electricidad fluctúan y se convierten, para algunos hogares, en un problema añadido. Te enseñamos a sacarle el máximo partido a tu calefacción o, lo que es lo mismo, a ahorrar y calentar tu casa a la vez. ¿Imposible? ¡Para nada! ¡Sigue leyendo y verás!

Demasiado calor es perjudicial para tu bolsillo y para tu salud.

Más o menos todo el mundo sabe que manejar bien las temperaturas puede llegar a horrarte la quinta parte de tu factura. De día, 21 grados máximo, aunque siempre es mejor tenerla algo más baja y no estar en manga corta. De noche, 16, lo cual no sólo te ayudará a dormir mejor según los expertos. Además de ahorrar, estas temperaturas te ayudarán a evitar que tu piel y tus mucosas se resequen, lo cual facilita catarros y similares, o incluso levantarte con dolor de cabeza o signos de deshidratación.

Evita poner ropa a secar sobre los radiadores. Sin saberlo, estás consumiendo bastante más energía para calentar la habitación. Si necesitas esa prenda seca, es mejor colgarla en un tendedero o una silla frente al radiador, nunca encima, ya que la ropa bloquea la circulación de aire en el radiador y obligamos a la caldera a trabajar más para calentar la casa, elevando el consumo de recursos.

¿Puedes notar el cambio de temperatura en tu casa cuando los vecinos ponen la calefacción? Los radiadores también calientan las paredes y sería genial que ese calor revertiera en la habitación, ¿verdad? Si colocas un panel reflectante entre el radiador y la pared, recuperas entre un 10 y un 20% del calor que se pierde hacia el muro. Si quieres, pregúntanos y te contamos todo sobre las opciones disponibles.

Pensarás que no tiene nada que ver, pero la decoración importa. Usar elementos como alfombras y cortinas gruesas y colgar cuadros, aunque te parezca mentira, aísla del frío. Si además te gusta la decoración, ya tienes la excusa perfecta para hacer cambios en otoño y primavera. Así, necesitarás menos energía para calentar la estancia. Mejorar los aislamientos en general siempre ayuda. Puedes ver algunos tips sobre eficiencia energética en este post.

Apaga lo que no utilices. Si tienes habitaciones que normalmente no usas, apaga el radiador y cierra la puerta. Y, por último, la madre de todas las medidas lógicas: verifica que tu sistema de calefacción se adapta realmente a lo que necesitas. Consúltanos, porque en Sagar contamos con todo tipo de sistemas de calefacción, desde calefactores a estufas de pellet. Te ayudamos a elegir en función de tus necesidades.

¡Por cierto! A estas alturas, supondremos que al inicio de temporada habrás realizado una revisión de tus sistemas de calor. El funcionamiento deficiente suele ser una de las principales causas de pérdida de recursos. Si no lo hiciste y no estás teniendo problemas durante el invierno, ¡enhorabuena! Pero lo ideal es comprobarlo todo al principio del otoño y, así, evitar males mayores cuando realmente necesitemos calor hogareño. En este post te contamos cómo hacerlo en sólo 4 pasos.

Bienvenido, 2021

2020 va llegando a su fin. Ha sido un año complicado, quizá el COVID ha llamado a tu puerta o a alguna cercana (esperamos que no), pero no podemos dejar de trabajar por nuestros sueños y por los de aquellos que nos importan. Porque quizá este año nos ha arrebatado muchas cosas, muchas veces de forma implacable, atroz… pero nos ha enseñado a valorar las que sí tenemos, las que aún nos quedan. Quizá el balance no sea tan negativo, incluso después de todo…

La vida no se para y SAGAR sigue estando ahí para impulsarte en tus proyectos, apoyándote, apoyando a todas las empresas que, con independencia de su tamaño, seguís peleando duro día a día para mantener vuestra actividad a pesar de las circunstancias, para dar lo mejor que podéis a vuestros clientes. Como nosotros.

Por eso, en estos tiempos extraños, te hacemos llegar este abrazo de comprensión y alianza, porque a pesar de todo, vuelve a ser Navidad. El año termina, cerremos capítulo y focalicemos todo nuestro esfuerzo en construir un 2021 sólido y lleno de todas las cosas positivas que no ha tenido 2020. Para todo ello, recuerda que Sagar está contigo. Cuéntanos tu proyecto y déjanos ayudarte a conseguirlo.

Nuestros mejores deseos para ti y los tuyos en 2021.

 

4 pasos para revisar tus sistemas de calefacción

Está claro: si no quieres tener problemas durante el invierno, al inicio del otoño es buena idea revisar tus sistemas de calefacción. No sé a vosotros, pero a mí me da siempre una pereza terrible, no sé si por aquello de que se acaba el veranito y viene el mal tiempo… La cuestión es que necesitaba un paso-a-paso sencillo y rápido para quitarlo de mi lista de “pendientes de hacer” al inicio de temporada y evitar quebraderos de cabeza hasta la siguiente primavera. Pregunté a nuestros especialistas cómo hacerlo de forma indolora… et voilà! Estos son los cuatro pasos base e infalibles que Sagar os propone:

1-. Tras un verano completo de desuso, revisa el estado de los radiadores verificando que el agua circula correctamente o que los módulos electrónicos funcionan como deberían.

2-. Revisa la presión y temperatura de tu caldera. Si está por debajo de 0’5 bares, quizá no funcione bien. Si durante la temporada de calor la has utilizado para calentar agua, quizá tenga un modo invierno que debas activar.

¿Sabes qué tipo de caldera es? Si no lo sabes, busca esa información en la documentación de la caldera o consulta al fabricante. El tipo determina la temperatura idónea de trabajo:

  • Condensación: 55 – 60º
  • Mixta: 40 – 50º
  • Con acumulador incorporado: 55 – 60º

3-. Para comprobar que todo funciona bien en la caldera, una vez revisadas presión y temperatura de trabajo, eleva la temperatura del termostato y comprueba si reacciona. Luego, bájala y observa si se apaga, síntoma de que el sistema global está correcto.

4-. Por último, si tu termostato es digital, comprueba que tiene pilas. Parece muy obvio pero no serías el primero/la primera en llamar al técnico y pagar una salida para que ponga unas pilas nuevas. Mejor verifícalo al inicio de año y antes de levantar el teléfono si a mitad de temporada la cosa falla.

Hasta aquí las recomendaciones. Por supuesto, cuentas con el excelente equipo humano de Sagar si tienes dudas sobre estas pequeñas tareas de mantenimiento o si, durante la verificación, ves que necesitas cambiar algún componente y tienes ese tipo de manos que valen oro!

El arte de podar: consejos y herramientas para una poda eficaz

Establecer un calendario para podar es complejo. Todo depende del tipo de planta y la función que cumpla. Ahora que suelen empezar a podarse los frutales, aquí en La Rioja, es conveniente tener claras algunas cuestiones si nunca hemos enfrentado esta tarea.

Por norma general, observar el desarrollo de cada planta nos hará saber cuándo debemos empezarla a podar, siempre teniendo en cuenta que es mejor hacerlo en las fases de reposo, normalmente en otoño e invierno. En el caso de los frutales, una buena poda y guiado es fundamental desde los primeros momentos del árbol, ya que condicionará la producción que obtengamos de él. Por ello, es importante podar varias veces al cabo del año, cada una con una función distinta.

Cómo realizar los cortes

Los cortes deben ser pequeños, limpios y precisos para que la planta se recupere rápido de la “herida” que le infligimos al podar. Es mejor cortar los tallos antes de que se vuelvan leñosos, porque la madera joven se repone mejor. Teniendo esto en cuenta, evitaremos más fácilmente ciertas enfermedades. Además, es recomendable evitar los días de heladas y viento, que afectarán más a los cortes.

Observando las yemas de crecimiento sabremos si debemos podar mediante un corte inclinado o más recto y limpio (si hay yemas orientadas a ambos lados, para no dañarlas), pero siempre unos 5cm por encima de las yemas. Elegir las herramientas adecuadas nos permitirá realizar esos cortes de forma limpia, siempre en función del grosor del tallo a podar.

 

 

 

 

Algunas recomendaciones: herramientas y mantenimiento

Las tijeras de mano, como la de Altuna que aparece en la imagen, nos serán muy útiles para cortar pequeñas ramas que aún son jóvenes y carecen de estructura leñosa (en su mayoría), mientras para tallos más desarrollados utilizaremos podaderas. Las tijeras a dos manos nos facilitarán el acceso a ramas más altas y, a menudo, más gruesas y duras. Si queremos eliminar ramas más gruesas, será mejor recurrir a sierras de poda, ya sean manuales o eléctricas. en ambos casos, si buscas un buen fabricante, te recomendamos las opciones que presenta Bahco.

Es fundamental contar con buenos elementos de protección, pues fácilmente puede saltar a los ojos una rama o alguna astilla, así que lo ideal es realizar la poda con gafas protectoras y unos guantes que eviten arañazos y fragmentos de madera clavados en los dedos.

 

 

Igualmente, no puedes olvidar mantener tus herramientas de corte a punto, en cuanto a limpieza y afilado. Primero por tu propia seguridad, y segundo porque una herramienta bien conservada tiende a durar más tiempo, ahorrando costes. Hay limpiadores y grasas en spray que facilitan la tarea considerablemente y que puedes encontrar en cualquiera de los centros de Ferretería Sagar, como todas las herramientas que necesites.

Y ya, para acabar de rizar el rizo, si cuentas con una biotrituradora, podrás reutilizar los restos y utilizarlos como compost para la planta que acabas de podar.

Filtros HEPA: qué son y cómo mantenerlos

Todos oímos hablar sobre los filtros HEPA. En Sagar hemos sido insistentes, intentando que nuestros clientes lo tengan en cuenta a la hora de adquirir purificadores de aire para evitar la presencia de COVID19 en casa o en su entorno laboral. No todos los filtros son iguales y no está de más explicar qué son, cómo mantenerlos y algunos términos que puedan ayudarte a elegir el purificador de aire que cumpla con tus expectativas o necesidades.

 

Los filtros HEPA son un tipo de filtro, utilizado para fabricar dispositivos que mueven aire, que se ajusta al standard de eficiencia High Efficiency Particulate Air, siguiendo un proceso concreto para su fabricación y cumplir una serie de pruebas de homologación que garanticen que están preparados para atrapar partículas de un tamaño inferior a 0,1μm*.  Esto marca la diferencia en lo que se refiere a eficiencia de retención de partículas.

¿Cómo funciona un filtro HEPA?

Cuando el aire a purificar pasa por el filtro HEPA, entran en juego 3 de sus características, que serán efectivas en distintos tipos de partículas (ácaros, polvo, bacterias, caspa o polen, por ejemplo), de forma que interpone distintos tipos de “barrera” para ir atrapándolas.

El filtro en sí se compone de una malla de fibras que se han colocado de forma aleatoria mediante la superposición de capas de celulosa, y fibras de vidrio y sintéticas. Cada capa va reteniendo partículas hasta que las más pequeñas acaban colisionando con las moléculas de gas. Es como si el filtro fuese pasando el aire por distintos tamices hasta purificarlo definitivamente

¿Qué mantenimiento necesitan?

Casi como cualquier filtro, es fundamental que tengamos el filtro HEPA de nuestro purificador de aire siempre en un estado óptimo de limpieza. Independientemente del tipo de tecnología en el que se encuentre el filtro, es importante extraerlo periódicamente y limpiarlo para que siga cumpliendo su función.

Algunos filtros HEPA no son reutilizables. Infórmate a este respecto antes de comprar el purificador y asegúrate de que ofrecen el tipo de mantenimiento que se adapta a tus necesidades. Ese  el caso del purificador Xiaomi H20, que requiere cambiar el filtro cada 6 o 12 meses en función de uso y estado.

Aún así, hay que limpiar rejillas y sensores periódicamente. Siempre hay que seguir las indicaciones del fabricante, pero, por lo general, estas son las nociones básicas.

Para limpiar la rejilla, utilizar un cepillo suave puede ser buena idea, pero lo que siempre se dice es que no debe meterse en el lavavajillas: siempre hay que limpiarla a mano y con cuidado para no deteriorarla.

En cuanto al filtro HEPA, utilizar la aspiradora es la mejor opción. Si además cuentas con el típico accesorio de cepillo, es lo ideal. Pásala a máxima potencia por las dos caras del filtro, aplicando el cepillo sobre todo a los pliegues.

Mayoritariamente, no deben utilizarse agua ni productos de limpieza de hogar o detergentes para limpiar el filtro de larga duración de los purificadores. Por lo general, no son lavables debido a los materiales con los que están fabricados, aunque hay algunas excepciones, de modo que lo mejor es siempre leer las especificaciones técnicas del aparato que hayamos comprado.

Hay purificadores que avisan de cuándo se debe limpiar el filtro. Si el tuyo no tiene esta función, suele ser buena idea comprobar el estado del filtro con una periodicidad de 3 a 6 meses.

Muchas veces, antes de llegar al HEPA, encontrarás un prefiltro de espuma. Si observas que está sucio, puedes limpiarlo con agua jabonosa y secarlo bien (nunca en secadora) antes de volver a colocarlo (fundamental). Si tienes mascotas, mejor déjalo fuera de su alcance o suele peligrar su integridad.

Si tu purificador tiene función de aviso del estado de los filtros, recuerda verifica si tienes que resetearla.

* El tamaño del SARS-CoV-2, causante de la COVID-19 oscila entre los 0.06 y los 0.14 μm, lo cual es importante para valorar la operatividad de filtros como los HEPA y otros elementos como mascarillas.

¿Cómo ordenar sin esfuerzo?

Empieza el colegio y vuelve la rutina tras el verano. En el ajetreo del día a día, es fácil perderse y dejar que el caos y el desorden se adueñen de la casa durante la mayor parte de la semana, pero ordenar sin esfuerzo es posible. Y cuando llega el sábado, es normal que nadie tenga ganas de invertir parte de los preciados días libres en colocar cientos de objetos que acabarán fuera de su sitio de nuevo en cuanto vuelva a presentarse el Lunes. ¿Cómo resolverlo? Aquí te ofrecemos algunos trucos para ordenar de forma “indolora”, poco a poco, sin dedicarle mucho tiempo. Tu casa será un lugar más armonioso y tranquilo siguiendo estos consejos.

Aspersor de riego para automatización

Césped siempre perfecto

¿Te vas de vacaciones y quieres que tu césped siga perfecto a tu regreso? ¿Te encanta el césped para tu jardín pero no tienes la certeza de cuidarlo adecuadamente? Nosotros te ayudamosa mantenerlo en perfecto estado, en vacaciones y durante todo el año. Obviamente, aquellos que se decantan por el césped artificial no tienen estos problemas, pero tampoco las ventajas que aporta la naturaleza. Así que la idea es conseguir  un césped perfecto con el menor esfuerzo posible.

El primer consejo es que, si vas a estar unas semanas sin poder encargarte de él, debes prepararlo para que “te necesite” menos. Cuando mejor esté cuando te marches, mejor aguantará y menos notará tu ausencia. Por tanto, si hacemos las cosas bien el resto del año, minimizaremos el impacto de las vacaciones en nuestro jardín y contaremos con mayor frondosidad y una apariencia uniforme.

 

Mantenimiento básico

Una tarea que es más importante de lo que pensamos es cortarlo con regularidad, mejor aún si es semanalmente. ¿Cómo de largo dejarlo? Es una duda muy común. La distancia ideal está entre 3,5 y 5 cm. Una cortadora automática te ayudará a moverte en ese rango y verás cómo rápidamente crecerá con mucho mejor aspecto y notablemente más fuerte.

El césped en general es bastante exigente con el agua, pero regarlo más de lo necesario es contraproducente. ¿Cómo acertar? Teniendo en cuenta sus condiciones de evaporación y transpiración, así como la época el año.

En todos los tipos de césped encontraremos que salen malas hierbas que le restan recursos y fuerza. Si realizamos la siega más baja que permita la planta mantendremos esas hierbas a raya. Si necesitas ayuda con eso, puedes utilizar algún herbicida para hoja ancha. Si el problema es el musgo, la solución es escarificar

Mejora la salud de tu césped

Si observamos nuestro césped amarillear, es el momento de abonarlo para aportarle nutrientes. Notarás mucho mejor efecto utilizando abonos ricos en nitrógeno y fósforo, y si son de liberación lenta evitarás tener que sembrar a menudo. Tampoco hay que pasarse: demasiado nitrógeno puede ser perjudicial.

A menudo, bajo la superficie en crecimiento vegetativo del césped se crea lo que se llama fieltro o thatch, una capa enrevesada de vástagos, hojas y tallos, vivos o muertos, que complica su mantenimiento y afea bastante su aspecto. Resumiendo, una capa de tejidos que tardan más en descomponerse. Es más propio de especies más estoloníferas o rizomatosas, pero también puede deberse a un exceso de riego o de nitrógeno en el abono.

Escarificar esta capa de forma mecánica es importante para evitar el desarrollo de raíces superficiales, disminuir la incidencia de plagas y facilitar el acceso del agua al sistema radicular del césped, así como de los nutrientes y el agua.

¿Qué conseguimos escarificando? Mejorar el aspecto de nuestra manta de césped y hacerlo más resistente a las condiciones climáticas, algo que nos ayudará en nuestro propósito: que a la vuelta de vacaciones siga sano y vistoso. Para ello, una de las mejores épocas es la primavera, ya que lo preparamos de cara al verano. Podemos hacer una segunda escarificación en Septiembre, seguida de una resiembra para regenerarlo

Por supuesto, en Sagar puedes encontrar todo lo que necesitas para cuidar tu césped: escarificadoras, tanto para adquirir como para alquilar, material de riego, mangueras, cortacéspedes mecánicos y manuales, herramientas y todo lo que necesitas para la aplicación de herbicidas y abonos. ¡Consúltanos!

Cuida tu tumbona con estos consejos

Ay, la tumbona… (léase cual suspiro nostálgico). Ella nos acompaña en algunos de los mejores momentos de nuestros veranos: un baño de sol en la playa, en nuestra terraza o jardín durante la lectura de nuestros libros favoritos o compartiendo un café con los amigos. A menudo se quedan con nosotros de año en año, así que un correcto mantenimiento alargará su vida y la calidad de nuestro reposo.

Las que está hechas de resina (trenzada o no) requieren poco mantenimiento y se han convertido en un “must” que aporta estética a nuestros jardines. Por su parte, la madera en los muebles de jardín jamás pasa de moda y aporta un estilo limpio, combinando fantásticamente con entornos naturales. También hay opciones en polivinilo, textilene o aluminio. Todo dependerá de si quieres que estén más o menos fijas en casa o si las utilizas “para llevar”.

Limpieza de los componentes textiles

La ligereza y resistencia necesaria para esos casos suele llevarnos a elegir hamacas con estructura de aluminio y textiles sintéticos que sequen rápido. Si pensamos en ellas como mobiliario de jardín, es una buena opción que las fundas de los cojines sean extraíbles y lavables a máquina. Si no, un poco de agua jabonosa con vinagre blanco, muy barato y ecológico, y una esponja para frotar suelen eliminar la mayoría de las manchas típicas.

 

Cuidado de muebles de jardín de madera

Cuando llega el invierno, es mejor guardarlas en interior o, si esto no es posible, ponerles una funda que las proteja de las inclemencias del tiempo. Si la estructura de la tumbona es de madera, darles una capa de aceite las protegerá del clima y les dará un tono precioso. Es una solución más sencilla que los barnices y el resultado suele ser más natural.

Muebles de plástico blanco

Si has optado por los eternos muebles de jardín de “plástico” blanco, utilizar agua tibia con detergentes con agentes blanqueadores te darán el mejor resultado. Cuidado con los agentes blanqueantes si cuentan con partes de textilene o similares, como la de la foto. Recuerda que si son de aluminio, éste puede rayarse fácilmente si utilizas estropajos.

1 2 3 5