50 AÑOS CONTIGO Y A TU SERVICIO DESDE 1965

Césped siempre perfecto

¿Te vas de vacaciones y quieres que tu césped siga perfecto a tu regreso? ¿Te encanta el césped para tu jardín pero no tienes la certeza de cuidarlo adecuadamente? Nosotros te ayudamosa mantenerlo en perfecto estado, en vacaciones y durante todo el año. Obviamente, aquellos que se decantan por el césped artificial no tienen estos problemas, pero tampoco las ventajas que aporta la naturaleza. Así que la idea es conseguir  un césped perfecto con el menor esfuerzo posible.

El primer consejo es que, si vas a estar unas semanas sin poder encargarte de él, debes prepararlo para que “te necesite” menos. Cuando mejor esté cuando te marches, mejor aguantará y menos notará tu ausencia. Por tanto, si hacemos las cosas bien el resto del año, minimizaremos el impacto de las vacaciones en nuestro jardín y contaremos con mayor frondosidad y una apariencia uniforme.

 

Mantenimiento básico

Una tarea que es más importante de lo que pensamos es cortarlo con regularidad, mejor aún si es semanalmente. ¿Cómo de largo dejarlo? Es una duda muy común. La distancia ideal está entre 3,5 y 5 cm. Una cortadora automática te ayudará a moverte en ese rango y verás cómo rápidamente crecerá con mucho mejor aspecto y notablemente más fuerte.

El césped en general es bastante exigente con el agua, pero regarlo más de lo necesario es contraproducente. ¿Cómo acertar? Teniendo en cuenta sus condiciones de evaporación y transpiración, así como la época el año.

En todos los tipos de césped encontraremos que salen malas hierbas que le restan recursos y fuerza. Si realizamos la siega más baja que permita la planta mantendremos esas hierbas a raya. Si necesitas ayuda con eso, puedes utilizar algún herbicida para hoja ancha. Si el problema es el musgo, la solución es escarificar

Mejora la salud de tu césped

Si observamos nuestro césped amarillear, es el momento de abonarlo para aportarle nutrientes. Notarás mucho mejor efecto utilizando abonos ricos en nitrógeno y fósforo, y si son de liberación lenta evitarás tener que sembrar a menudo. Tampoco hay que pasarse: demasiado nitrógeno puede ser perjudicial.

A menudo, bajo la superficie en crecimiento vegetativo del césped se crea lo que se llama fieltro o thatch, una capa enrevesada de vástagos, hojas y tallos, vivos o muertos, que complica su mantenimiento y afea bastante su aspecto. Resumiendo, una capa de tejidos que tardan más en descomponerse. Es más propio de especies más estoloníferas o rizomatosas, pero también puede deberse a un exceso de riego o de nitrógeno en el abono.

Escarificar esta capa de forma mecánica es importante para evitar el desarrollo de raíces superficiales, disminuir la incidencia de plagas y facilitar el acceso del agua al sistema radicular del césped, así como de los nutrientes y el agua.

¿Qué conseguimos escarificando? Mejorar el aspecto de nuestra manta de césped y hacerlo más resistente a las condiciones climáticas, algo que nos ayudará en nuestro propósito: que a la vuelta de vacaciones siga sano y vistoso. Para ello, una de las mejores épocas es la primavera, ya que lo preparamos de cara al verano. Podemos hacer una segunda escarificación en Septiembre, seguida de una resiembra para regenerarlo

Por supuesto, en Sagar puedes encontrar todo lo que necesitas para cuidar tu césped: escarificadoras, tanto para adquirir como para alquilar, material de riego, mangueras, cortacéspedes mecánicos y manuales, herramientas y todo lo que necesitas para la aplicación de herbicidas y abonos. ¡Consúltanos!